¿Cómo se utiliza el cepillo de dientes eléctrico?

cepillo de dientes eléctrico

Muchos pacientes nos preguntáis si es mejor el cepillo eléctrico o el cepillo manual. Si nos lo has preguntado alguna vez, te habremos dicho que no hay ninguno mejor ni peor, sino que hay que saber utilizar cada uno correctamente. vamos a ver cómo se utiliza el cepillo de dientes eléctrico.

Aprender a utilizar el cepillo de dientes eléctrico

Vale, si tenemos que ponernos muy estrictos podemos afirmar que un cepillo de dientes eléctrico sí elimina más placa que el cepillo manual pero solamente si ambas técnicas se ejecutan de forma correcta. Vamos a ver paso a paso cómo realizarlo:

Paso a paso del cepillado eléctrico

  • PASO 1: coge una cantidad pequeña de pasta dentífrica (no más grande que un garbanzo) y colócala sobre el cepillo.
  • PASO 2: divide mentalmente tu boca en cuatro partes, dos arriba y dos abajo. Deberás pasar en cada parte unos 30 segundos.
  • PASO 3: debes dedicar 4-5 segundos para limpiar cada diente. Primero coloca el cepillo en la parte exterior, llegando a la encía para eliminar la placa bacteriana. Haz lo mismo con la cara interna del diente y, por último, con la cara de masticación.
  • PASO 4: recorre los cuatro cuadrantes en los que habías dividido mentalmente tu boca y tendrás que haber dedicado como mínimo dos minutos para realizar el cepillado completo.

Más consejos sobre el cepillo de dientes eléctrico

Bien, ahora ya sabemos cómo proceder con el cepillado y cuánto tiempo debemos emplear. Es importante que, además, no aprietes mucho en la encía porque puedes causar desgaste y retracción de la misma.

El cepillo de dientes eléctrico tiene la fuerza exacta para que simplemente con apoyarlo sobre la encía haga su trabajo de limpieza, sin necesidad de apretar ni ejercer nada de fuerza. Algunos cepillos eléctricos más avanzados vibran si perciben que estás apretando demasiado para avisarte de que ¡te estás pasando!

Por otro lado, tampoco es necesario que muevas el cepillo con el vaivén habitual que realizamos con el manual. Solo con el mero desplazamiento de un diente al siguiente es el cabezal del cepillo el que se mueve, gira y rota, sin que tengas que mover el brazo para cepillarte.

No olvides, además, cambiar el cabezal del cepillo cada 3-4 meses o cuando las cerdas que lo componen no estén rectas sino que estén abiertas hacia los lados.

Últimos pasos tras el cepillado

¡Bien! Ya tenemos los dientes casi limpios del todo. Ahora llega el turno del hilo dental, que es imprescindible que utilicemos al menos una vez al día para eliminar los restos de comida que se quedan entre los dientes.

Sabemos que muchas veces os da pereza o que no nos terminamos de apañar con él para llegar a las muelas de más atrás pero es fundamental que lo usemos para evitar las tediosas caries interdentales.

Si ya has terminado con el cepillo de dientes eléctrico y con el hilo dental, puedes enjuagarte con algún colutorio no muy agresivo (recomendamos los que no tienen alcohol) si quieres quedarte con la sensación de un aliento fresco.

¡Importante! Después de todos estos pasos estás listo para ir a dormir, pero no vuelvas a comer, fumar o tomar líquidos que puedan ensuciar de nuevo tus dientes porque no habrá servido de nada todo lo anterior.

Y ahora sí que sí, ¡dulces y sanos sueños!

Cepillo manual o eléctrico: ¿cuál es mejor?

cepillo manual o eléctrico

Estamos ante la eterna duda que nos han preguntado muchas veces: “Doctor, ¿es mejor el cepillo manual o el cepillo eléctrico?”. Y nosotros, siempre respondemos lo que vas a leer a continuación:

La realidad, no es que un cepillo sea mejor o peor que el otro, sino que precisan de técnicas de uso diferentes.

¿Cepillo manual o eléctrico?

#1. El cepillo manual

Es al que hemos estado acostumbrados toda la vida, por eso en algunos casos somos reacios a utilizar el eléctrico. Utilizar el cepillo manual conlleva prestar más atención al cepillado, por dónde pasamos el cepillo, fijarnos en limpiar todas las caras del diente…

Otro aspecto que podemos destacar del cepillo manual es que en muchas ocasiones no llegamos a utilizarlo durante los dos minutos que se recomienda para conseguir una limpieza total, además de que en ocasiones no llegamos a limpiar las zonas de atrás de la boca.

Por otro lado, el cepillo manual es más fácil y cómodo de transportar.

Sin embargo, esto no significa que no se pueda conseguir una limpieza completa utilizando el cepillo manual (sin olvidar, por supuesto, el hilo dental o irrigador y enjuague bucal).

Por último, el precio y disponibilidad del cepillo manual varía del eléctrico, ya que este último suele ser más caro que el manual.

Cómo cepillarse los dientes con el cepillo manual

#2. El cepillo eléctrico

Por su parte, el cepillo eléctrico tiene otras ventajas que el cepillo manual no tiene.

La primera de ellas es que el cepillado se realiza con mayor comodidad: es el cepillo el que se va moviendo alrededor de tus dientes, tú solamente tienes que desplazarlo lentamente de un lado a otro.

Otra ventaja es que con el cepillo eléctrico no tenemos que “apretar” tanto las encías, que normalmente dañamos mucho con el cepillado manual, porque frotamos las encías con demasiada fuerza, que deriva posteriormente en sensibilidad dental.

Y sí, la sensación de limpieza con un cepillo eléctrico es mayor, además de que ya ha sido comprobado por los expertos.

Al igual que con el cepillo manual, los cabezales deben cambiarse cada 2-3 meses.

Los cepillos eléctricos que más recomendamos desde Reymont son aquellos que te avisan cuando tienes que cambiar de cuadrante. De esta forma, te aseguras de cumplir los dos minutos aconsejados para conseguir una limpieza bucal idónea.

Utilizar el cepillo eléctrico tampoco exime del uso del hilo dental o irrigador y del enjuague bucal.

Cómo cepillarse los dientes con el cepillo eléctrico