Los mitos del enjuague bucal

Hoy venimos a desmentir muchos mitos del enjuague bucal que escuchamos en el gabinete de la mano de nuestros pacientes. ¿Sustituye el cepillado? , ¿elimina el mal aliento? Te respondemos.

Verdades y mentiras: mitos del enjuague bucal

Los enjuagues bucales, también llamados de forma técnica colutorios, son elemento que COMPLEMENTA la higiene dental diaria. En ningún caso el enjuague es sustituto del cepillado o del hilo dental. De hecho, el uso de colutorio no es ni muchísimo menos esencial para tener la boca limpia.

El enjuague bucal es un líquido medicinal, de venta en farmacias o supermercados, con el que nos enjuagamos durante unos segundos y después escupimos. En ningún caso el colutorio se puede tragar.

En ningún caso el enjuague es sustituto del cepillado o del hilo dental.

¿Qué enjuague bucal es mejor para mi?

No con esto vamos a echar por tierra la labor del colutorio, ni mucho menos. Hay muchos tipos de enjuagues en el mercado y están pensados para fines muy específicos:

  • Colutorios ANTIGINGIVITIS: prevención de la gingivitis
  • Colutorios ANTICARIES: extra de flúor para prevención de caries
  • Colutorios para el MAL ALIENTO: pueden ayudar a combatir las bacterias y mejorar el aliento temporalmente
  • Colutorios para la SENSIBILIDAD: taponan los túbulos y remiten la sensibilidad

¿Qué oímos en el gabinete sobre los mitos del enjuague bucal?

Hay algunas cosas que se dicen sobre el colutorio que no son ciertas. Algunos pacientes lo utilizan como sustituto del cepillado o del hilo dental, especialmente para combatir el mal aliento. Sin embargo, puede ser una medida temporal como comentábamos antes y que durante unos minutos sientas el aliento fresco. La verdad es que en muchas ocasiones las causas del mal aliento pueden ser muy variadas, y hasta que no se encuentra el motivo un enjuague no será la solución.

Otra de las verdades-mentiras que escuchamos en gabinete es que los enjuagues con alcohol son muy malos pero los que no llevan sí se pueden usar a diario. Esto es una verdad a medias: es cierto que algunos estudios confirman que los enjuagues con alcohol se han asociado con patologías orales como irritación o sequedad. Sin embargo, que esto sea cierto no hace que los enjuagues sin alcohol sean ideales para uso diario.

De hecho, un uso «descontrolado» de enjuague bucal, sin prescripción médica y sin utilizar el que más se amolde a ti puede causar manchas en los dientes (por ejemplo, aquellos que lleven clorhexidina).

¿Para qué sirve entonces el enjuague bucal?

  • Son un complemento al cepillado y el hilo dental (pero NUNCA un sustituto)
  • Algunos llevan flúor y ayudan a combatir la caries
  • Pueden ayudar a prevenir la gingivitis
  • Refrescan el aliento TEMPORALMENTE

Y tú, ¿por qué y para qué utilizas el colutorio?

¿Duran los implantes toda la vida?

¿Duran los implante toda la vida?

Esta es una de las preguntas que más nos hacéis los pacientes antes de colocar el implante: ¿crees que duran los implantes para toda la vida? Bueno, la respuesta que damos siempre es la misma: DEPENDE.

Los implantes dentales: ¿cuánto tiempo duran?

Al igual que los dientes naturales, un implante dental durará mucho más tiempo cuanto más cuidados le demos. El hecho de que tengamos un implante «no natural» con una corona de porcelana «no natural» no significa que no haya que limpiarlos y cuidarlos tanto o más como si de un diente nuestro se tratase.

Cuando no nos cepillamos correctamente, no utilizamos el hilo dental o no nos revisamos periódicamente tenemos mucho más riesgo de caries e incluso en casos más avanzados de pérdida del diente. En el caso de los implantes puede suceder exactamente lo mismo.

Un implante puede fracasar por diversos motivos como la falta de higiene, tabaquismo o falta de revisiones. Además, algunas patologías como la diabetes no controlada o la ingesta de algunos medicamentos puede dar lugar a la pérdida de hueso alrededor del implante que facilite que éste fracase.

¿Qué es la periimplantitis?

La periimplantitis es uno de los principales factores que hacen que un implante no dure toda la vida. Consiste en la pérdida de hueso alrededor del implante, que provoca falta de integración, movimiento y fracaso del mismo. Para evitar una periimplantitis, como comentamos más arriba, es imprescindible mantener una muy buena higiene y revisar con frecuencia su evolución en las visitas al dentista. Principales causas de periimplantitis:

  • Tabaco
  • Mala limpieza
  • Diabetes no controlada
  • No realizar revisiones periódicas

Si me cuido bien, ¿entonces me duran los implantes toda la vida?

Dependerá de muchos factores: edad, medicación, higiene, hábitos perjudiciales, maloclusiones…

Por ejemplo, es más fácil que le duren «para siempre» los implantes a una persona de 70-80 años que si colocamos un implante a un joven de 20 años al que le quedan muchos más años de vida por delante.

En cualquier caso, son muchos factores los que pueden influir. ¿Nos hemos encontrado con pacientes que han tenido los implantes toda la vida? Sí. ¿Hemos tenido pacientes a los que les ha fracasado el implante 1, 2 y hasta 3 veces? Sí. Como decimos, el fracaso de un implante es multifactorial.

Enseña a tu hijo a estar sano

Los padres son los principales referentes en los que se fija un niño, somos su mejor ejemplo de educación. Si ven que nosotros tenemos hábitos saludables de forma rutinaria es muy probable que nos sigan y copien.

Los auténticos maestros de la salud oral: los padres

Cuidando sus dientes el primer año de vida

Aunque nos pueda parecer casi irrelevante al no tener dientes, cuidar la salud oral de nuestros hijos los primeros 12 meses de vida es un primer paso para su salud oral futura.

  • De cero a cuatro meses la lactancia materna previene problemas orales
  • De cuatro a once meses puedes limpiar los dientes con una gasa. Con cepillo te resultará más complicado, ya que por muy pequeño que sea el cepillo quizá sea más complejo. Basta con coger una gasita humedecida y limpiar los dientes de los restos de la leche. Evita también que consuma bebidas azucaradas.
  • Una vez cumplido un año puedes empezar a utilizar un cepillo especial para niños de dureza suave y echar algo de pasta de dientes que tenga flúor (no más que un grano de arroz). Podéis programar también una primera visita al dentista para revisar que todo esté bien.

¿Qué es la caries del biberón?

Son caries que pueden aparecer en los dientes del bebé por estar en contacto constante con líquidos azucarados, más aún si se duermen con el biberón en la boca. La mejor forma de evitarlas son:

  • Limitar o evitar las bebidas azucaradas
  • Limpiar muy bien las encías con una gasa húmeda
  • Limpiar los dientes desde que aparece el primero en boca (suelen ser los incisivos centrales inferiores)
  • No dejarle dormir con el biberón por la noche.
  • Aplicar pasta de dientes con flúor (recuerda, muy poca cantidad ya que tragan casi todo lo que apliquemos) hasta al menos cumplir los 3 años de edad

Nuestra labor como padres

La mejor forma de transmitir a nuestros hijos la importancia de cuidar nuestros dientes es muy sencilla: ser ejemplo para ellos. ¿Cómo?

  • Basad vuestra alimentación en una dieta sana y variada, evitando siempre comer alimentos que contengan mucho azúcar
  • Ayúdale a cepillarse dos veces al día hasta que tengas 7-8 años, especialmente el cepillado antes de dormir que es el más importante. Las bacterias aprovechan para «atacarnos» mientras dormimos si no la eliminamos.
  • Como comentábamos, el niño imitará lo que ve en el entorno. Actúa tal y como te gustaría que él actuase y todo te será más fácil.
  • Limitad el consumo de chucherías lo máximo que os sea posible. En caso de que las consuma, es ideal que se cepille justo después de haberlas comido para no dar la oportunidad a las bacterias de iniciar una caries.
  • No es necesario que apliquéis flúor, basta con que utilicéis pasta fluorada del tamaño de un granito de arroz hasta los 3 años y de un guisante de los 3 a los 6.

Fuente | Consejo de Dentistas

Terceros molares o «muelas del juicio»

Nuestra boca pasa por distintas fases de erupción de los dientes. Desde que somos pequeños y empiezan a aparecer los primeros dientes temporales (de leche) hasta que empiezan a erupcionar los primeros dientes definitivos (a partir de los seis años). Todos los dientes terminan de salir alrededor de los 12 años, salvo las famosas muelas del juicio o terceros molares. Éstas suelen aparecer entre los 17 y los 22 años.

¿Todos tenemos muelas del juicio?

Pues como muchas cosas en esta vida: depende. Lo más habitual es que sí tengamos cuatro muelas del juicio, dos arriba y dos abajo. Sin embargo, al 25% de la población le falta al menos una de ella y hay un 10% de la población que no desarrolla ninguna de ellas (¡qué suerte pensaréis!). Aunque hay varias teorías sobre por qué hay personas que no desarrollan las cuatro muelas del juicio, la más extendida es que debido a la evolución ya no nos hace falta tener ni tantas muelas ni tan grandes como nuestros antepasados carnívoros.

De hecho, se da también la situación de que muchas personas sí desarrollan las muelas del juicio pero se deben extraer por la falta de espacio. Nuestra mandíbula, con la evolución, también ha ido mermando su tamaño.

Las muelas del juicio son, además, las que más problemas suelen dar. En primer lugar, es posible que tengan menos espacio para erupcionar y comprometa el bienestar de la muela anterior; en segundo lugar, la zona es de acceso más difícil para limpiar lo que facilita la formación de placa o inflamación de la encía.

Problemas más frecuentes en las muelas del juicio

Algunos de los problemas más frecuentes que encontramos en las muelas del juicio suelen ser los relacionados con la falta de higiene, sobre todo porque es más difícil acceder hasta tan atrás:

  • Infección: se puede inflamar e infectar la encía alrededor de la corona (pericoronaritis). Es la afección que más vemos en clínica.
  • Apiñamiento: como hemos comentado un poco más arriba, en muchas ocasiones las muelas del juicio no tienen espacio para erupcionar del todo. Además, puede ocurrir que este tercer molar empuje a los anteriores causando apiñamiento en ellos.

En otras ocasiones, si la muela está incluida y no ha erupcionado aún y está en contacto con la muela anterior se podría formar un quiste en el tercer molar e incluso provocar daños al diente anterior.

En ocasiones el problema podría solucionarse mediante la higiene de la zona o toma de antibióticos. En otros casos, no habría más opción que extraer la muela.

Fuente: Consejo de Dentistas

La clínica y el Coronavirus: seguridad, higiene y medidas en el gabinete

clínica dental y el coronavirus

Decir que el Coronavirus ha cambiado nuestra forma de vivir es una obviedad que ya sabemos todos. Lo hemos notado en nuestra manera de movernos, comunicarnos, de hacer deporte o de socializarnos. Estamos ante una situación nueva para todos que no habíamos vivido hasta ahora en la que poco a poco vamos encajando piezas de puzzle para poder seguir el día a día de la manera «más normal posible».

Pero, ¿cómo será la relación de la clínica dental y el Coronavirus? Como era de esperar, todos estos cambios no solo han afectado a la hora de ir al supermercado, de hacer deporte o de salir a pasear. La manera en la que os atendemos dentro del gabinete dental tampoco es (ni será) como lo que hemos conocido hasta ahora.

La clínica dental y el Coronavirus: ¿qué ha cambiado?

Los que ya nos conocéis sabéis que somos una clínica dental familiar donde la atención cercana y humana es de las cosas que más nos caracteriza. Se nos hace muy raro no poder daros dos besos a muchos de vosotros cuando entráis o poder daros la mano como hasta ahora.

La odontología que conocíamos hasta ahora ya no está. Se han establecido muchas medidas de prevención y protocolos de higiene y cuidados que han hecho que la forma de atenderos sea distinta a la de antes. Esto no significa que sea ni mejor ni peor, es simplemente diferente.

Medidas de prevención del Coronavirus en la clínica dental

Al llegar a la clínica dental

Nuestra clínica tiene una reja a pie de calle y una puerta metida en el interior del local. Verás que la reja está cerrada con llave y la puerta de dentro abierta. Son dos los motivos:

  • La ventilación entre pacientes debe ser constante para evitar que que el ambiente se sobresature. Por eso, mantenemos la puerta abierta y nos aseguramos de que respiramos dentro aire siempre renovado.
  • Por otro lado, queremos evitar que haya tránsito de personas entrando y saliendo. Para pedir cita «desde la puerta» no queremos que entréis sin haberos hecho el triaje telefónico previo a la consulta y sin saber vuestras condiciones de salud. Hablaremos con vosotros a través de la reja manteniendo los dos metros de seguridad que se deben mantener.

Si eres un paciente al que ya hemos citado, llega lo más puntual posible. Esto significa que no llegues NI ANTES NI DESPUÉS de la hora citada, sino a la hora exacta. El protocolo que debemos seguir dentro del gabinete entre un paciente y otro es mucho más exhaustivo que antes y nos lleva mucho más tiempo. Es por ello que tenemos medido con bastante exactitud el tiempo que nos llevará cada consulta. Si llegas antes de tiempo es probable que no puedas entrar hasta la hora en que te citamos para evitar que te cruces con el paciente anterior y evitar también transferencia de bacterias desde el exterior hacia el interior del gabinete.

Una vez en el interior, limpiaremos la suela de los zapatos, aplicaremos un poquito de gel en las manos para desinfectar y nos quedamos en la sala de espera con nuestra mascarilla esperando a que el doctor o doctora nos indique que ya podemos pasar al gabinete.

Dentro del gabinete

Una vez dentro del gabinete verás que vamos vestimos como si nos fuéramos al espacio… ¡Parecemos astronautas! Quizá a alguno os puede parecer exagerado, pero al cabo del día vemos a muchos pacientes y somos personal de alto riesgo. No solo por estar en contacto con mucha gente variada a lo largo del día, sino porque trabajamos muy cerca de la boca del paciente con lo que las probabilidades de contagio son mucho más altas.

Deberás seguir todas las indicaciones que te comentemos: no tocar nada, quitarte tu mascarilla cuando lo indiquemos, dejar tus pertenencias donde te digamos…

Una cosa que nos sucede con mucha frecuencia y es muy importante que no hagáis es tocaros con las manos el sitio dentro de la boca donde os duele… ¡ERROR! Tenemos que mentalizarnos de que no podemos tocarnos la cara, boca, nariz y ojos fuera de casa aunque creamos que tenemos las manos limpias.

¡NO te toques la boca con las manos! Nosotros vemos dónde te duele.

Después del tratamiento y cuando el doctor o doctora nos lo indique, podemos esperar en la sala de espera para proceder al pago (con tarjeta si es posible) y concertar la próxima cita si es necesario.

¡Hasta la próxima!

Si ya llevas todo contigo y has realizado el pago solo nos queda que nos despidamos. Saldremos contigo a abrir la reja de fuera (recuerda que sigue cerrada) y, aunque nos cueste, solo podremos decirte adiós con la mano y sin tocarnos como nos habremos abrazado otras veces.

Nosotros sabemos que ir al dentista nunca es un plato de buen gusto, y que menos aún debe serlo en estas circunstancias. En nuestra mano estamos haciendo todo lo posible para que te sientas cómodo y, sobre todo, seguro.

Aunque no puedas vernos la cara o los brazos porque vamos cubiertos de pies a cabeza con plásticos, monos, gorros y pantalla seguimos siendo los de siempre.

Y si ves que se nos achinan los ojos, ¡es que estamos sonriéndote detrás de la mascarilla!

¿Cómo se utiliza el cepillo de dientes eléctrico?

cepillo de dientes eléctrico

Muchos pacientes nos preguntáis si es mejor el cepillo eléctrico o el cepillo manual. Si nos lo has preguntado alguna vez, te habremos dicho que no hay ninguno mejor ni peor, sino que hay que saber utilizar cada uno correctamente. vamos a ver cómo se utiliza el cepillo de dientes eléctrico.

Aprender a utilizar el cepillo de dientes eléctrico

Vale, si tenemos que ponernos muy estrictos podemos afirmar que un cepillo de dientes eléctrico sí elimina más placa que el cepillo manual pero solamente si ambas técnicas se ejecutan de forma correcta. Vamos a ver paso a paso cómo realizarlo:

Paso a paso del cepillado eléctrico

  • PASO 1: coge una cantidad pequeña de pasta dentífrica (no más grande que un garbanzo) y colócala sobre el cepillo.
  • PASO 2: divide mentalmente tu boca en cuatro partes, dos arriba y dos abajo. Deberás pasar en cada parte unos 30 segundos.
  • PASO 3: debes dedicar 4-5 segundos para limpiar cada diente. Primero coloca el cepillo en la parte exterior, llegando a la encía para eliminar la placa bacteriana. Haz lo mismo con la cara interna del diente y, por último, con la cara de masticación.
  • PASO 4: recorre los cuatro cuadrantes en los que habías dividido mentalmente tu boca y tendrás que haber dedicado como mínimo dos minutos para realizar el cepillado completo.

Más consejos sobre el cepillo de dientes eléctrico

Bien, ahora ya sabemos cómo proceder con el cepillado y cuánto tiempo debemos emplear. Es importante que, además, no aprietes mucho en la encía porque puedes causar desgaste y retracción de la misma.

El cepillo de dientes eléctrico tiene la fuerza exacta para que simplemente con apoyarlo sobre la encía haga su trabajo de limpieza, sin necesidad de apretar ni ejercer nada de fuerza. Algunos cepillos eléctricos más avanzados vibran si perciben que estás apretando demasiado para avisarte de que ¡te estás pasando!

Por otro lado, tampoco es necesario que muevas el cepillo con el vaivén habitual que realizamos con el manual. Solo con el mero desplazamiento de un diente al siguiente es el cabezal del cepillo el que se mueve, gira y rota, sin que tengas que mover el brazo para cepillarte.

No olvides, además, cambiar el cabezal del cepillo cada 3-4 meses o cuando las cerdas que lo componen no estén rectas sino que estén abiertas hacia los lados.

Últimos pasos tras el cepillado

¡Bien! Ya tenemos los dientes casi limpios del todo. Ahora llega el turno del hilo dental, que es imprescindible que utilicemos al menos una vez al día para eliminar los restos de comida que se quedan entre los dientes.

Sabemos que muchas veces os da pereza o que no nos terminamos de apañar con él para llegar a las muelas de más atrás pero es fundamental que lo usemos para evitar las tediosas caries interdentales.

Si ya has terminado con el cepillo de dientes eléctrico y con el hilo dental, puedes enjuagarte con algún colutorio no muy agresivo (recomendamos los que no tienen alcohol) si quieres quedarte con la sensación de un aliento fresco.

¡Importante! Después de todos estos pasos estás listo para ir a dormir, pero no vuelvas a comer, fumar o tomar líquidos que puedan ensuciar de nuevo tus dientes porque no habrá servido de nada todo lo anterior.

Y ahora sí que sí, ¡dulces y sanos sueños!

Di adiós a los brackets metálicos con la ortodoncia invisible

¿Qué ventajas de la ortodoncia invisible o Invisalign®?

¿Cuántos de nosotros hemos tenido el pequeño trauma de pequeños de tener la boca llena de hierros? Un montón de niños de mi colegio los tenían (menos mal que yo no era la única) entre los 12 y los 16 años. ¡Menudo calvario era comerse el bocadillo en el recreo o jugar con mucho miedo al balón prisionero! 

El engorro de los brackets no ha afectado tan solo a los más pequeños, sino que muchos adultos que han querido mejorar su sonrisa se han visto con alguna que otra llaga por el roce del alambre o cenando con amigos y un trozo de lechuga asomaba entre sus dientes. 

Por suerte, todo en esta vida evoluciona y casi siempre a mejor, buscando mejorar el día a día de las personas. Y es aquí donde entra Invisalign®. Este nuevo (y ya no tan nuevo) tipo de ortodoncia elimina toda la parte de hierros y alambres metálicos para sustituirlo por una fina férula de un material termoplástico transparente de quitar y poner. Las ventajas de la ortodoncia invisible frente a los brackets son bastantes, entre otras: 

Invisalign® es más higiene

Para mi es la mayor ventaja, sin lugar a dudas. Podrás cepillarte tus dientes de la misma forma que lo hacías hasta ahora. Olvídate de los restos de comida entre los hierros y tus dientes o de lo complicado que resulta mantenerlos limpios entre tanto alambre. Con Invisalign® retirarás tus férulas antes de comer, te limpiarás los dientes con normalidad y te las colocarás después. ¡Y listo!

La ortodoncia invisible es más estética

Resulta más que evidente. Las férulas transparentes de Invisalign® son mucho más discretas que los brackets y los alambres. Según avance el tratamiento colocaremos ataches y en ocasiones tendrás que utilizar gomas elásticas, pero en ningún caso se verán tanto como se ven los brackets metálicos. 

Invisalign® es mucho menos doloroso

Si has llevado brackets metálicos habrás sufrido seguro llagas o heridas provocadas por los alambres. Y lo sabemos, son muy molestas y dolorosas. Lo bueno de la ortodoncia invisible es que esas dolencias desaparecen. Tu boca y labios no tendrán que readaptarse con los brackets. 

La ortodoncia invisible es más predecible

Para crear tus férulas personalizadas de ortodoncia toda tu boca se digitaliza mediante un escáner o radiografía específica para este tratamiento. Gracias a ello, el/la ortodoncista puede decidir y elegir desde su ordenador cuánto quiere que se mueva exactamente cada uno de tus dientes. Es por ello que el resultado final es totalmente predecible. Antes de comenzar el tratamiento con las primeras férulas ya podrás ver cómo quedarán tus dientes al finalizar.

Si tengo que ser sincera con vosotros y quisiera alinearme los dientes no tendría ni la más mínima duda de elegir Invisalign® frente a los brackets metálicos. Con esto no quiero decir, en absoluto, que los brackets no funcionen o que nosotros no los pongamos, ¡en absoluto! Incluso habrá casos en los que sea mejor colocar brackets que Invisalign, según decida el/la ortodoncista (en nuestro caso la doctora Natalia San Román). 

¿Y qué puedes hacer ahora? Si tienes ganas de tener los dientes alineados y tienes todavía dudas sobre cómo se realiza el tratamiento, cuántos meses dura o cualquier otra consulta, llamarnos y coger cita sin ningún compromiso.

¡Os esperamos!

#SonríeConConfianza

¿Son malos los chupetes para nuestros hijos?

Estamos más que acostumbrados a ver a los bebés con un chupete puesto pero, ¿nos hemos planteado si los chupetes benefician o no la salud de los más pequeños? Vamos a analizar las ventajas y desventajas de los chupetes en los bebés.

¡Empezamos!

¿Son malos los chupetes para los bebés?

Entre los investigadores y expertos en la materia ha habido siempre bastante controversia con respecto al uso del chupete en los recién nacidos y los bebés, y de hecho hoy en día no se ha llegado a un total acuerdo entre las partes.

El uso del chupete es también un recurso para padres desesperados con el llanto de sus hijos que ven que se calman al ponerles el chupete. Sin embargo, es esencial conocer los pros y contras de este uso tan generalizado y evitar posibles dolencias en el futuro, especialmente las dentales.

Ventajas del uso del chupete

  • Calma al bebé: el chupete crea un efecto relajante en el bebé ya que le recuerda a la succión del pezón materno. Además, existen chupetes que imitan la forma del pecho materno para que dar el pecho sea más fácil para ambos.
  • Calma dolores: algunas veces, los bebés tienen muchos gases en la tripa por coger aire al comer, ya sea del pecho materno o del biberón. Esto les provoca dolores pasajeros pero que generan llantos muy agudos que a menudo se calman con el chupete. ¡Todo un alivio para los padres!
  • Evita que se chupen el dedo: una de las maneras que tienen los bebés de explorar el mundo es llevándoselo todo a la boca. Y no iban a ser menos sus propias manitas. Es importante evitar que cojan el hábito de chuparse el dedo, que es mucho peor que el chupete.
  • Reducen el riesgo de Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante: se ha descubierto una relación directa entre el uso del chupete para dormir y un menor riesgo de muerte súbita.

 

son malos los chupetes
Nuestros bebes y los chupetes, ¿sí o no?

 

Desventajas del uso del chupete

  • Un uso demasiado precoz puede afectar a la lactancia: se recomienda no dar el chupete a los bebés hasta pasadas las 4-6 semanas de vida. Estas primeras semanas son esenciales para que aprendan a agarrarse al pecho materno y, una vez aprendido, podemos empezar a darles el chupete.
  • Puede volverse adicto al mismo: es importante retirar el chupete a tiempo. Se recomienda comenzar a retirarlo a los dos años y nunca superar los cuatro años utilizando el chupete. Si al quitarles el chupete intentan chuparse el dedo, es nuestro deber entretenerles con juegos, carantoñas o cualquier otra actividad que le distraiga de llevarse el dedo a la boca.
  • Dolores de oído y maloclusiones dentales: un uso prolongado e indebido del chupete puede provocar dolores de oído en los bebés y malformaciones en la mordida. Permitir que utilicen el chupete más horas al día de las aconsejadas o más meses de los debidos puede provocar que la mordida de nuestro bebé no encaje, sienta dolores y haya que acudir al dentista en un futuro para solucionar los problemas en la mandíbula, arcadas, paladar y posibles apiñamientos.

Como vemos, la clave está en el uso del chupete en su justa medida: nunca antes de las cuatro semanas de vida, uso diario para dormir y después de comer y retirada del chupete alrededor de los 24 meses de edad.

Si tienes cualquier duda puedes dejarnos un comentario más abajo o si deseas concertar una cita ven a visitarnos o llámanos al 91 405 58  02.

Entrevista a Álvaro Duarte (parte II) – A la vuelta de la esquina

Entrevista a Álvaro Duarte (parte II) – A la vuelta de la esquina

Como ya vimos el mes pasado, nos entrevistaron para el canal de podcast de A la vuelta de la esquina. Si no habéis visto la primera parte de la entrevista, os recomendamos que echéis un vistazo porque tiene preguntas realmente interesantes.

No olvidéis además que podéis suscribiros al canal de podcast de A la vuelta de la esquina, tanto en iVoox como en Spotify. Nosotros no nos perdemos ¡ningún episodio!

Y ahora, os dejamos con la segunda parte de la entrevista. Esperamos que la disfrutéis tanto como nosotros. Si al final del artículo tenéis alguna duda podéis dejarnos vuestros comentarios y os responderemos lo antes posible. ¡Empezamos!

#22. ¿Se pueden alinear los dientes a cualquier edad?

Sí, hoy en día y según han ido avanzando las técnicas a cualquier edad se pueden colocar brackets y corregir una mordida.

Incluso según vamos teniendo más años los dientes se pueden ir moviendo y unos dientes que estaban más o menos de joven pueden ir cambiando y modificando su lugar en la boca con lo cual a edades más adultas también se puede corregir.

#23. Si hemos perdido una pieza dental, ¿qué opciones tendríamos para recuperarla?

Pues tendríamos varias opciones. Habría que estudiar el caso individualmente pero podríamos resumirlo en que hay tres:

  • El famoso implante dental
  • Puentes, coronas que se llevan haciendo muchos años
  • Y cuando no se pueden aplicar las otras dos una prótesis removible, de las de quitar y poner.

#24. ¿Un puente exactamente qué es?, ¿siguen siendo los hierros que se enganchan a los lados?

Eso sería una prótesis removible, que es lo que más se estilaba antiguamente, las prótesis de quitar y poner.

#25. Vale, entonces un puente en qué consiste?

Cuando no hay oportunidad de poner un implante porque no hay suficiente hueso o cualquier otra razón que consiste en tallar los dientes de al lado de donde tenemos el espacio (hueco), apoyar y cementar unas coronas que suelen ser de cerámica para sujetar la corona que suplementaría la pieza que nos falta.

#26. O sea, ¿que dices que no todo el mundo puede tener opción a llevar un implante?

En la mayoría de los casos sí es viable pero hay una serie de casos donde no se podría. El impedimento principal es que no haya hueso suficiente en el maxilar o en la mandíbula debido a que por ejemplo esa pieza se ha perdido hace muchos años, el hueso va mermando y entonces no hay hueso suficiente como para poder colocar un implante.

#27. ¿Entonces en la gente mayor será quizá más complicado?

Bueno, no necesariamente, porque también depende de cuándo haya perdido esa pieza, si ha tenido un proceso infeccioso u otras causas. Luego hay otros condicionantes como puede ser la salud de esa persona, por ejemplo una diabetes no controlada o cualquier otro tipo de patología que también contraindicaría el colocar implantes.

#28. ¿En qué consiste un implante dental?

Un implante es la manera de reponer una pieza que hemos perdido.  El implante es un tornillo de titanio que va introducido en el hueso tras una pequeña cirugía y lo que hace es que sustituye a lo que sería la raíz de nuestro diente. Luego, pasado un tiempo, se colocaría la parte con la que realmente vamos a masticar: una corona individual de cerámica o una prótesis sujeta sobre varios implantes.

#29. O sea que es algo un pelín complicado, ¿no?

Bueno, hay que estudiar bien cada caso pero aunque sea una cirugía, no deja de ser una cirugía menor.

#30. Pero hay que buscar un buen profesional y unos buenos materiales porque conllevará algún riesgo

Claro, cualquier intervención sanitaria entiendo que todo el mundo quiere tener unas garantías de que dentro de las posibilidades salga lo mejor posible.

Sí es conveniente acudir a un dentista de confianza (como aquí nuestro invitado, risas), que use unos materiales buenos y no dejarse arrastrar por las ofertas agresivas que hoy en día tenemos por todos lados.

#31. No siempre lo barato sale bien

Efectivamente. Hemos tenido casos recientes como el de iDental

#32. Y algo que es tan importante para la salud, ¿por qué no lo cubre la seguridad social? O por lo menos una parte de ello.

Bueno eso es una pregunta que para un dentista es difícil de explicar porque ya va a términos mayores de presupuestos etc. Bueno pues son tratamiento que tienen un coste que como tradicionalmente no ha cubierto la seguridad social introducirlo ahora entiendo que es un sobrecoste y que tal y como están las cosas es complicado.

A todos nos gustaría que se pudiesen cubrir más cosas pero bueno de momento habrá que estar un poco a la expectativa de que se vayan cubriendo más cosas.

#33. ¿No hay ningún tipo de ayudas, sobre todo para personas jubiladas?

En cuanto a la seguridad social no. Trata a todos por igual. Están incluidas extracciones sobre todo. Luego en las clínicas ya depende un poco de la política de cada clínica si puede haber algún tipo de descuento.

#34. En la Seguridad Social, si tienes alguna muela picada te la quitan y se acabó el problema no?

Bueno, normalmente te recomendarán que si tiene posibilidad de salvarla y que ellos no pueden tratarla allí pero si al final decidimos no tratarla en una clínica pues ellos la quitarán.

#35. ¿Por qué hay personas a las que nos da miedo ir al dentista?

Yo creo que se va arrastrando de generación en generación. Entiendo que nuestros padres y abuelos tenían otras circunstancias pero hoy en día avanzan más deprisa los tratamientos, cada vez más indoloros, cada vez más cómodos y hoy en día no es nada traumático acercarse al dentista porque al final las anestesias funcionan y los tratamientos son cada vez más indoloros.

Lo principal es además acudir a revisiones porque eso va a hacer que cualquier tratamiento que haya que hacer al paciente sea mucho menor, mucho más fácil, mucho menos complicado, mucho menos doloroso si cabe e incluso mucho más económico para el paciente.

#36. ¿Cada cuánto tiempo tendríamos que ir a hacernos una revisión?

Se suele recomendar entre 6 meses y un año. Yo recomiendo siempre 6 meses pero si es un paciente con muy buena higiene que nunca ha tenido problemas revisión tras revisión pues podría ser incluso al año. Pero yo a mis pacientes les recomiendo 6 meses porque es el tiempo suficiente para comprobar que si hay algo tengamos tiempo para arreglarlo.

#37. Además de los dientes, ¿también tenemos que prestar atención a las pequeñas llaguitas que salen?

Sí, aftas a todo el mundo le salen. Son multifactoriales y pueden salir por muchas causas, no hay que preocuparse en un principio.

Pero si hay una lesión que se mantenga más de 15 días que incluso parece que va a más y es dolorosa sí sería conveniente echarle un vistazo.

Si has llegado a leer hasta aquí, ¡mil gracias! Ha sido un gustazo para nosotros poder colaborar con el canal de podcast de A la vuelta de la esquina y su excepcional equipo.

Si tienes cualquier duda déjanos un comentario abajo y la resolvemos lo antes posible.

¡Hasta el próximo!